Grupos GLBTI destacan lucha por sus derechos

La Federación Ecuatoriana de Organizaciones GLBTI en conjunto con el Consejo de protección de derechos de Quito emitieron este jueves 13 de junio del 2019 un pronunciamiento de complacencia ante la decisión de la Corte Constitucional (CC) de reconocer el derecho de las parejas del mismo sexo a celebrar su matrimonio. “Este es un derecho por el que hemos luchado diversos activistas por casi 20 años”, indicó Diane Rodríguez, directora de la Asociación Silueta X, quien aseveró que existen 3 días para que la CC reciba el pedido de ampliación de la sentencia antes de publicarla íntegramente. Por su parte el activista Germán Castillo hizo un repaso a la historia de lucha de la comunidad GLBTI desde 1997 cuando se logró la despenalización de la homosexualidad y posteriormente la inclusión de las personas GLBTI como sujetos de derechos en la Constitución de 2008 y permite su reconocimiento de identidad. “Por fin la comunidad GLBTI comienza a ser uso de una ciudadanía plena que nos va a permitir seguir trabajando en favor de los más excluidos y discriminados. Estamos avanzando por la vía constitucional. Queremos demostrar a la ciudadanía que somos parte de un conglomerado social que produce”. De su lado la vicepresidenta del Consejo de protección de derechos, Sybel Martínez, indicó que la Corte Constitucional con su dictamen reconoce a las personas de la diversidad sexogenérica la posibilidad de decidir con quien casarse. “Este derecho es propio de la libertad y autodeterminación sin que exista criterio alguno que impida a las personas GLBTI celebrar una unión de hecho o matrimonio. Además es interesante reconocer que con esta decisión el concepto de familia deja de reducir a la concepción estereotipada tradicional lo que garantiza la protección de vínculos matrimoniales de parejas homosexuales”.  

Anuncios

CORTE DEBE RESOLVER TEMA DEL MATRIMONIO HOMOSEXUAL

La Corte Constitucional tiene hasta este martes para resolver sobre la legalidad del matrimonio homosexual, tras cumplirse los 45 días de plazo legal para que se pronuncie, según informó la Federación Ecuatoriana de Organizaciones LGTBI.
La Corte Constitucional, el máximo organismo de control legal del país, debe pronunciarse sobre demandas de legalidad de matrimonios homosexuales presentados en tribunales judiciales de la provincia costera de Guayas y de igual manera en las ciudades de Quito (norte) y Cuenca (sur).
Según la Federación Ecuatoriana de Organizaciones LGTBI, más de diez casos esperan el dictamen favorable de la Corte Constitucional, además de otras parejas esperanzadas en la sentencia, para definir si pueden hacer uso de este derecho.
Diane Rodríguez, presidenta de la organización, recordó que el matrimonio igualitario empezó a “ventilarse” en 1998, luego de la despenalización de la homosexualidad en el país.
El debate se puso en la mesa cuando el activista Geovanni Jaramillo se pronunció públicamente sobre el matrimonio homosexual en 2001.
También destacó las posición de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que ha motivado más acciones para promover este derecho, “lo cual da una breve esperanza en el país, sobre la posibilidad de acceder a este derecho universal del matrimonio homosexual”, agregó en el comunicado.
Según Rodríguez, “la corte debe enviar la sentencia al casillero de los abogados de la Federación. Sin embargo, hasta ahora no hemos tenido una notificación y desconocemos cual será la posición de la Corte”, se lamentó.
“Hoy la Corte debería, por obligación, emitir la sentencia ya sea a favor o en contra”, y será reconocida como “garantista de los derechos” de la comunidad o será la “bloqueadora los mismos”, agregó.
La comunidad LGBTI (Lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales) dijo que espera la respuesta por parte de la Corte Constitucional, lo que permitirá celebrar un derecho que tiene más de 20 años de lucha en el país.
La presidenta de la Federación Ecuatoriana de Organizaciones LGTBI recalcó que si no reciben una notificación por parte de la Corte de acá al próximo domingo, ese colectivo podría organizar un plantón hasta obtener el pronunciamiento definitivo.